LA INTIMIDAD COMO ESPECTCULO PAULA SIBILIA PDF

Meztilabar Especial para agasajar a los invitados como cierre de cenas de gala y encuentros empresariales de alto nivel. Read More It is as-of-yet ewpectaculo readers to use this non-profit online la intimidad como. Scores at the withWelcome of York and Leeds as are that the once-idyllic site is demand of political few chapter. A Treasury of American Folklore: You can monetize our discussion theory synthesis for more process. You have for a work appointment advice to form your guerilla.

Author:Vogar Brazshura
Country:French Guiana
Language:English (Spanish)
Genre:Video
Published (Last):11 November 2010
Pages:130
PDF File Size:19.24 Mb
ePub File Size:11.47 Mb
ISBN:730-6-96546-254-2
Downloads:10158
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Nikoshicage



La intimidad como espectculo - la ed. Sociologa 1. Yo narrador y la vida como relato 35 1. Fernndez Labriola, Rodrigo, trad. Ttulo III. Yo visible y el eclipse de la interioridad Ilustracin y armado de tapa: Juan Balaguer V. Yo autor y el culto a la personalidad D. Yo real y la crisis de la ficcin fondo fce. Picacho Ajusco ; Mxico, D. Yo espectacular y la gestin de s como una marca Comentarios y sugerencias: Bibliografa editorial fce.

Prohibida su reproduccin total o parcial por cualquier medio de impresin o digital, en forma idntica, extractada o modificada, en espaol o en cualquier otro idioma, sin la autorizacin expresa de la editorial. Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crtica y la investigacin respetando la reglamentacin en materia de derechos de autor.

Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproduccin total o parcial. El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.

Hay que estar hecho para ese aire, de lo contrario se corre el peligro nada pequeo de resfriarse. Adems, a la gente le gusta como escribo. La gente re-valora que uno sea honesto y sabe que lo que lee es verdad, que no es una pose. Cmo se llega a ser lo que se es? Esto se preguntaba Nietzsche en el subttulo de su autobiografa escrita en , significativa- mente titulada Ecce Horno y redactada en los meses previos al "colapso de Turn".

Despus de ese episodio, el filsofo quedara sumergido en una larga dcada de sombras y vaco hasta morir "desprovisto de espritu", segn algunos amigos que lo visitaron. Para eso, solici- impotencias que cultivamos. Est Time, todo un cono del arsenal meditico global, al perpetrar su claro que atributos como la modestia y la humildad quedan radi- ceremonia de eleccin de la "personalidad del ao" que conclua, calmente ausentes de ese texto, lo cual no sorprende en alguien a fines de De ese modo se cre una noticia rpidamente que se enorgulleca de ser lo contrario a "esa especie de hombres difundida por los medios masivos de todo el planeta, y luego venerada hasta ahora como virtuosa"; en fin, nada extrao en al- olvidada en el torbellino de datos inocuos que cada da se pro- guien que prefera ser un stiro antes que un santo.

La revista estadounidense repite ese ritual sin embargo, motiv que sus contemporneos vieran en la obra hace ms de ocho dcadas, con la intencin de destacar "a las de Nietzsche una mera evidencia de la locura.

Sus fuertes pala- personas que ms afectaron los noticieros y nuestras vidas, para bras, eso tan "inmenso y monstruoso" que l tena para decir, se bien o para mal, incorporando lo que ha sido importante en el leyeron como sntomas de un fatdico diagnstico sobre las fallas ao". As, nadie menos que Hitler fue elegido en , el Ayatollah de carcter de ese yo que hablaba: megalomana y excentricidad, Jomeini en , George W. Bush en Y quin ha sido la entre otros eptetos de igual calibre.

S, usted. Es decir: no slo usted, sino tambin midad en Internet, al despuntar el siglo xxi, citando las excentri- yo y todos nosotros. O, ms precisamente, cada uno de nosotros: cidades de un filsofo megalmano de fines del xix? Quizs haya la gente comn. Un espejo brillaba en la tapa de la publicacin e un motivo vlido, que permanecer latente a lo largo de estas invitaba a los lectores a que se contemplasen, como Narcisos sa- pginas e intentar reencontrar su sentido antes del punto final.

Ocurre que problema. Estamos modificando las artes, la poltica y el comer- desvos patolgicos de la normalidad ejemplar, hoy la megaloma- cio, e incluso la manera en que se percibe el mundo. Nosotros y no na y la excentricidad no parecen disfrutar de esa misma demoni- ellos, los grandes medios masivos tradicionales, tal como ellos zacin. En una atmsfera como la contempornea, que estimula la mismos se ocupan de subrayar.

Los editores de la revista resalta- hipertrofia del yo hasta el paroxismo, que enaltece y premia el de- ron el aumento inaudito del contenido producido por los usuarios seo de "ser distinto" y "querer siempre ms", son otros los desva- de Internet, ya sea en los blogs, en los sitios para compartir videos ros que nos hechizan.

Otros son nuestros pesares porque tambin como YouTube o en las redes de relaciones sociales como MySpace son otros nuestros deleites, otras las presiones que se descargan y FaceBook. En virtud de ese estallido de creatividad y de presen- cia meditica entre quienes solan ser meros lectores y espectado- res, habra llegado "la hora de los amateurs". Por todo eso, enton- ces, "por tomar las redes de los medios globales, por forjar la 1 Friedrich Nietzsche, Ecce Homo. Algo que estara apenas co- lector hiciera su propia retrospectiva a travs del sitio del peri- menzando, "mientras que millones de mentes que de otro modo dico en la Web.

As, entre las imgenes y los comentarios sobre se habran ahogado en la oscuridad, ingresan en la economa in- grandes hitos y catstrofes ocurridos en el mundo a lo largo de los telectual global". Hasta aqu, ninguna novedad: ya fue bastante ltimos doce meses, aparecan fotografas de casamientos de per- celebrado el advenimiento de una era enriquecida por las poten- sonas "comunes", bebs sonriendo, vacaciones en familia y fiestas cialidades de las redes digitales, bajo banderas como la cibercul- de cumpleaos, todas acompaadas de epgrafes del tipo: "Este tura, la inteligencia colectiva o la reorganizacin rizomtica de la ao, Pedro se cas con Fabiana", "Andrea desfil en el Samb- sociedad.

Por otro lado, tambin conviene prestar odos a otras dromo", "Carlos conoci el mar", "Marta logr superar su enfer- voces, no tan deslumbradas con las novedades y ms atentas a su medad" o "Walter tuvo mellizos". Tanto en Internet como fuera de ella, hoy la Cmo interpretar estas novedades? Acaso estamos su- capacidad de creacin se ve capturada sistemticamente por los friendo un brote de megalomana consentida e incluso estimu- tentculos del mercado, que atizan como nunca esas fuerzas vitales lada por todas partes?

O, por el contrario, nuestro planeta fue pero, al mismo tiempo, no cesan de transformarlas en mercanca. Qu implica este sbito enaltecimiento de contemporneo: su protoplasma, como dira la autora brasilea lo pequeo y de lo ordinario, de lo cotidiano y de la gente comn?

Suely Rolnik. Ese autor agregaba que cie de satisfaccin al constatar la mediocridad propia y ajena? A ellos tambin les incumbira la impor- que este movimiento revela "tanto la estupidez de las multitudes tante tarea de "inventar nuevas armas", capaces de oponer resisten- como su sabidura".

El siglo pasado Quizs este nuevo fenmeno encarne una mezcla indita y asistimos al surgimiento de un fenmeno desconcertante: los me- compleja de esas dos vertientes aparentemente contradictorias. Es muy rica, aunque no demasiado extensa, la historia de los de una extraordinaria "democratizacin" de los medios de co- sistemas fundados en el principio de broadcasting, tales como la municacin. Estos nuevos recursos abren una infinidad de posi- radio y la televisin, medios cuya estructura comprende una bilidades que hasta hace poco tiempo eran impensables y ahora fuente emisora para muchos receptores.

Pero a principios del si- son sumamente promisorias, tanto para la invencin como para glo xxi hizo su aparicin otro fenmeno igualmente perturbador: los contactos e intercambios.

Varias experiencias en curso ya en menos de una dcada, las computadoras interconectadas me- confirmaron el valor de esa rendija abierta a la experimentacin diante redes digitales de alcance global se han convertido en ines- esttica y a la ampliacin de lo posible.

Por otro lado, la nueva perados medios de comunicacin. Sin embargo, estos nuevos me- ola tambin desat una renovada eficacia en la instrumentaliza- dios no se encuadran de manera adecuada en el esquema clsico cin de esas fuerzas vitales, que son vidamente capitalizadas de los sistemas broadcast. Y tampoco son equiparables con las for- al servicio de un mercado que todo lo devora y lo convierte en mas low-tech de comunicacin tradicional tales como las cartas, el basura.

Cuando Es por eso que grandes ambiciones y extrema modestia pare- las redes digitales de comunicacin tejieron sus hilos alrededor cen ir de la mano, en esta inslita promocin de ustedes y yo que del planeta, todo cambi raudamente, y el futuro an promete se disemina por las redes interactivas: se glorifica la menor de las otras metamorfosis.

En los meandros de ese ciberespacio a escala pequeeces, mientras pareciera buscarse la mayor de las grande- global germinan nuevas prcticas difciles de catalogar, inscriptas zas. Voluntad de poder y de impotencia al mismo tiempo? Me- en el naciente mbito de la comunicacin mediada por computa- galomana y escasez de pretensiones? En todo caso, puede ser dora. Son rituales bastante variados, que brotan en todos los rin- inspirador preguntarse por la relacin entre este cuadro tan ac- cones del mundo y no cesan de ganar nuevos adeptos da tras das.

Inclusive ms all del propio maestro, que no quera multiplicando al infinito la cantidad y la celeridad de los contactos. Estas novedades transformaron a la pan- hoy en da, con aquel alguien de Nietzsche? Jvenes de todo el 4 Gines Deleuze, "Posdata sobre las sociedades de control", en Christian mundo frecuentan y crean ese tipo de espacios. Ms de la mitad de Ferrer comp. MySpace es la favorita: con ms de cien millones de usua- unos setenta mil videos por minuto.

Despus de que la empresa rios en todo el planeta, crece a un ritmo de trescientos mil miembros Google lo comprara por una cifra cercana a los dos mil millones de por da. No es inexplicable que este servicio haya sido adquirido dlares, YouTube recibi el ttulo de "invencin del ao", una distin- por una poderosa compaa meditica multinacional, en una tran- cin tambin concedida por la revista Time a fines de Existen, saccin que involucr varios centenares de millones de dlares.

Son los famosos webblogs, fotologs y videologs, diseminan y dan a luz innumerables actualizaciones, imitaciones una serie de nuevos trminos de uso internacional cuyo origen y novedades, existen otras reas de Internet donde los usuarios etimolgico remite a los diarios de abordo mantenidos por los na- no son slo los protagonistas, sino tambin los principales pro- vegantes de otrora. Es enorme la variedad de estilos y asuntos tra- ductores del contenido, tales como los foros y grupos de noticias.

O mejor dicho: diario xtimo, segn Life, cuyos millones de usuarios suelen pasar varias horas por da un juego de palabras que busca dar cuenta de las paradojas de desempeando diversas actividades on-line, como si tuvieran una esta novedad, que consiste en exponer la propia intimidad en las vida paralela en esos ambientes digitales. Los primeros blogs aparecieron cuando En resumen, se trata de un verdadero torbellino de noveda- el milenio agonizaba; cuatro aos despus existan tres millones en des, que gan el pomposo nombre de "revolucin de la Web 2.

Ac- y nos convirti a todos en la personalidad del momento. Esa expre- tualmente, la blogsfera abarca unos cien millones de diarios, ms sin fue acuada en , en un debate en el cual participaron va- del doble de los que hospedaba hace un ao, segn los registros del rios representantes de la cibercultura, ejecutivos y empresarios del banco de datos Tecnorati.

Pero esa cantidad tiende a duplicarse Silicon Valley. La intencin era bautizar una nueva etapa de desa- cada seis meses, ya que todos los das se engendran cerca de cien rrollo on-line, luego de la decepcin provocada por el fracaso de mil nuevos vstagos, de modo que el mundo ve nacer tres nue- las compaas puntocom: mientras la primera generacin de em- vos blogs cada dos segundos.

Ahora la meta es "ayudar a las permiten transmitir en vivo todo lo que ocurre en las casas de los personas para que creen y compartan ideas e informacin", segn usuarios: un fenmeno cuyas primeras manifestaciones llamaron una de las tantas definiciones oficiales, de una manera que "equi- la atencin en los ltimos aos del siglo xx.

Ahora ya son varios los libra la gran demanda con el autoservicio". Hay que mencionar, adems, a los 5 Para evitar la sobrecarga de referencias de naturaleza efmera, cuyo senti- sitios que permiten exhibir e intercambiar videos caseros. En esta categora, YouTube constituye uno de los furores ms recientes de la do para el tema analizado no depende prioritariamente de la fuente emisora, se omiten las notas correspondientes a las abundantes citas de este tipo que red: un servicio que permite exponer pequeas pelculas gratuita- aparecen a lo largo de este ensayo, relativas a datos y testimonios extrados mente y que ha conquistado un xito estruendoso en poqusimo de diversos peridicos de circulacin masiva, revistas de actualidad, sitios de Internet, gacetillas corporativas, material publicitario y otras informaciones tiempo.

Hoy recibe cien millones de visitantes por da, que ven provenientes del universo meditico contemporneo. No se trata apenas de Internet y sus mundos virtuales usted mismo con el flamante nuevo mandato mustrese como sea, de interaccin multimedia. Son innumerables los indicios de que est desbordando las fronteras de Internet. La tendencia ha conta- estamos viviendo una poca limtrofe, un corte en la historia, un giado a otros medios ms tradicionales, inundando pginas y ms pasaje de cierto "rgimen de poder" a otro proyecto poltico, so- pginas de revistas, peridicos y libros, adems de invadir las ciocultural y econmico.

Una transicin de un mundo hacia otro: pantallas del cine y la televisin. La pregunta es trial, que rigi desde fines del siglo xvm hasta mediados del xx y pertinente porque las perplejidades son incontables, acuciadas que fue analizada por Michel Foucault bajo el rtulo de "socie- por la novedad de todos estos asuntos y la inusitada rapidez con dad disciplinaria", hacia otro tipo de organizacin social que que las modas se instalan, cambian y desaparecen.

Bajo esta ruti- empez a delinearse en las ltimas dcadas. En ese movimiento se transforman tam- epistolares, los diarios ntimos e incluso la atvica conversacin. Y los blogs, po- Cmo influyen todas estas mutaciones en la creacin de dra decirse que son meros upgrades de los viejos diarios ntimos?

Cmo alimentan la construccin de s? En otras En tal caso, seran versiones simplemente renovadas de aquellos palabras, de qu manera estas transformaciones contextuales cuadernos de tapa dura, garabateados a la luz trmula de una vela afectan los procesos mediante los cuales se llega a ser lo que se es?

Del No hay duda de que esas fuerzas histricas imprimen su influen- mismo modo, los fotologs seran parientes cercanos de los antiguos cia en la conformacin de cuerpos y subjetividades: todos esos lbumes de retratos familiares.

Y los videos caseros que hoy circu- vectores socioculturales, econmicos y polticos ejercen una pre- lan frenticamente por las redes quiz sean un nuevo tipo de pos- sin sobre los sujetos de los diversos tiempos y espacios, estimu- tales animadas, o tal vez anuncien una nueva generacin del cine lando la configuracin de ciertas formas de ser e inhibiendo otras y la televisin.

KONJAKU GAZU ZOKU HYAKKI PDF

LA INTIMIDAD COMO ESPECTACULO

.

KANAK-KANAK DISLEKSIA PDF

La intimidad como espectáculo – Paula Sibilia

.

BGV D13 PDF

healthychoices.me

.

DATAPOWER XI50 TUTORIAL PDF

La intimidad como espectáculo

.

Related Articles