LA FRUTA AMARGA LA CIA EN GUATEMALA PDF

Quisiramos dar las gracias a los miembros del Congreso, autores del Decreto de Libertad de Informacin Fre-edom of Information Act, foia , que nos proporcionaron un instrumento indispensable para revisar las maniobras internas de la poltica exterior de los Estados Unidos. El foia nos permiti obtener documentos del Departamento de Estado, los Archivos Nacionales, el Departamento Naval y la Oficina Federal de Investigaciones fbi en donde se describan muchos detalles de la poltica y conducta norteamericana en Guatemala. De acuerdo con nuestra peticin al foia, el Departamento de Estado nos proporcion cerca de 1 pginas de material. Odell, Mary Spruell y Kathleen Siljegovic. Nuestra experiencia con las bibliotecas norteamericanas siempre fue productiva.

Author:Tekinos Faegul
Country:Romania
Language:English (Spanish)
Genre:Music
Published (Last):23 October 2005
Pages:387
PDF File Size:7.65 Mb
ePub File Size:2.32 Mb
ISBN:595-2-34152-825-7
Downloads:75236
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Kajizilkree



Quisiramos dar las gracias a los miembros del Congreso, autores del Decreto de Libertad de Informacin Fre-edom of Information Act, foia , que nos proporcionaron un instrumento indispensable para revisar las maniobras internas de la poltica exterior de los Estados Unidos. El foia nos permiti obtener documentos del Departamento de Estado, los Archivos Nacionales, el Departamento Naval y la Oficina Federal de Investigaciones fbi en donde se describan muchos detalles de la poltica y conducta norteamericana en Guatemala.

De acuerdo con nuestra peticin al foia, el Departamento de Estado nos proporcion cerca de 1 pginas de material. Odell, Mary Spruell y Kathleen Siljegovic. Nuestra experiencia con las bibliotecas norteamericanas siempre fue productiva. De notable valor para nuestros propsitos de investigacin fueron la Biblioteca Eisenhower y su director, John E.

Wickman, as como su director asistente, Martin M. Teasley, quienes nos ayudaron mucho proporcionndonos documentos importantes de la coleccin Eisenhower; la Biblioteca de la Universidad de Princeton, en donde se encuentran los documentos de John Foster Dulles, y la Biblioteca de Manuscritos Seeley G. Mudd, en la misma universidad, en donde estn los documentos de Alien m Dulles; la Biblioteca Pblica de Boston, y la Biblioteca Pblica de Nueva York, las que albergaban una coleccin importante de materiales sobre el golpe.

En Guatemala, la Biblioteca Nacional nos ofreci fuentes importantes. Entre los amigos que leyeron y comentaron el manuscrito, queremos mencionar a Judy Elster, Sra. Los autores se hacen responsables de toda la informacin contenida en este libro. Por profundas razones psicolgicas, polticas y econmicas, las relaciones de los Estados Unidos con sus vecinos tienden a recibir escasa prioridad cualquiera que sea el presidente o el partido en el poder.

Esto ha sido as por casi un centenar de aos y ni siquiera el repentino enfoque que se ha dado sobre El Salvador en los primeros das de la administracin Reagan ha cambiado mucho las cosas.

Los resultados son obvios y peligrosos. De pronto, cuando pasa algo que sobresalta a Washington, que viola sus imprecisas nociones de status quo, o amenaza los intereses norteamericanos, corremos por nuestras armas. Harding y Coolidge enviaron a los marines a Latinoamrica como patrullas de motines. Permanecieron tanto tiempo en Nicaragua que les crecieron barbas. Nuestros ejrcitos han entrado y salido rutinariamente de Hait y la Repblica Dominicana. El uso de la fuerza norteamericana en Centroamrica y el Caribe fue un modo de vida desde los das en que la competencia de los diarios entre Joseph Pulitzer y WilHam Randolph Hearst hicieron la guerra hispano-americana.

La relacin del uso unilateral de la fuerza por los Estados Unidos llenara un libro. No es gratuito que las repblicas centroamericanas conocidas desde hace mucho como banana republics, sean feudos de un grupo norteamericano vendedor de fruta con base en Boston.

As que cul es la novedad? La novedad es que con la subida al poder de la Agencia Central de Inteligencia, la tarea de mantener a Latinoamrica "a salvo para la democracia" ha pasado cada vez ms a manos de una gran burocracia clandestina.

Se debe presumir que existen directivas de seguridad nacional que definen el papel de la ca y su misin en el hemisferio occidental. Se supone que esas directivas dan normas para un hemis[H] ferio protegido y seguro para intereses norteamericanos una actualizacin de la Doctrina Monroe, la que mantuvo a Europa fuera de nuestro traspatio ; un imperativo para mantener a la Unin Sovitica y a sus agentes fuera; y, puede esperarse, una orden para un mayor desarrollo de los ideales democrticos y hacia gobiernos democrticos amistosos, compatibles con los principios de Estados Unidos.

Es bajo la luz de esta pretendida poltica de los Estados Unidos que el caso histrico de Guatemala asume tan extraordinaria importancia. Si las anteriores palabras representan fielmente la esencia de la poltica de los Estados Unidos, nuestra conducta en Guatemala viola todas sus disposiciones. Guatemala tiene una distincin especial. Es uno de los dos pases en los que se jacta la ca de haber logrado una exitosa operacin militar clandestina. El otro, claro, es Irn. Ciertamente, fue en el rosado crepsculo de Irn cuando la Agencia recibi autorizacin de John Foster Dulles y del presidente Eisenhower para llevar a cabo el plan que destituy a Jacobo Arbenz, el legalmente electo presidente de Guatemala, para remplazado con un rgimen encabezado por un militar poco conocido llamado Castillo Armas, buyos amigos consideraban un hombrecillo bien intencionado, aunque algo tonto.

Estas caractersticas no Bran consideradas necesariamente como negativas por los agentes de la ca. Haba entusiasmo sobre Guatemala y la operacin de la ca eri ese pas, lo que anim a Mr. Tal como pone en claro Fruta amarga, la Operacin xito logr su propsito.

Alcanz s objetivo. L operacin no se efectu sin dificultades! Requiri rudeza, tcticas de fuerza, falsedad y palabras fuertes del embajador norteamericano Peurifoy para lograrlo.

V hubo un truco sin precedente en el que Fstr Dulles y su hermano Alien colaboraron para tapar los ojos a la prensa norteamericana y al pueblo norteamericano sobr lo que estaba pasando. Engaaron deliberadamente al director del Times de Nueva York, Arthur Hays Salzberger, proporcionndole informacin asa y engaosa sobr uno de los mejores hombres del Times, Sydney Grson, con bjeto de sacarlo de la escena. Gruson era demasiado buen reportero y poda echar todo a perder.

A pesar de todo, a- Arbenz lo quitaron tal como se haba planeado. As que no fue la tcnica, tan cuidadosamente reconstruida por los autores de Fruta amarga, la que era defectuosa. Ciertamente, las tcticas estuvieron a punto de hacer explosin. Lo mismo pas en Irn, y en Baha de Cochinos toda la operacin se ech a perder a causa del mal planeamiento, al igual que en muchas otras operaciones de la ca menos conocidas, por ejemplo aquella contra Sukarno en Indonesia, el vil sacrificio de tibe-tanos en una chapucera conspiracin contra Lhasa, la matanza total de rusos y ucranianos lanzados en paracadas en la Unin Sovitica en los ltimos aos de la dcada de los cuarenta y los primeros de la de los cincuenta.

Con todo, el asunto no es de tcnica. Probablemente los Estados Unidos con toda su capacidad pueden lograr montar una conspiracin clandestina en cualquier parte de Amrica Latina. La cuestin es: Era necesaria la Operacin xito y realmente promovi los intereses de Estados Unidos a largo plazo y en su totalidad? Esta cuestin casi nunca ha sido analizada. Fruta amarga examina inflexiblemente el caso de Arbenz. Representaba verdaderamente una amenaza para los Estados Unidos o era tan slo una especie de amenaza secundaria a uno de sus monopolios principales, la United Fruit Company?

Proporcionaron en verdad sus sucesores una base firme y confiable para la poltica de Estados Unidos? No fue todo el asunto una charada, una charada trgica, que en realidad debilit nuestro prestigio y embauc a los hacedores de la poltica norteamericana hacindoles pensar que haban encontrado un arma conveniente y nueva, una especie de truco de la ca bueno para todo y til para lograr xito en objetivos difciles o inalcanzables?

No repetimos slo en forma tecnolgica ms elaborada, ms costosa, ms complicada, el viejo patrn de confiar nuestros intereses a coroneles avariciosos, a dictadores mezquinos que abonaban el terreno con ingredientes en loi que poda florecer la simpata radical y comunista?

La respuesta parece ser s. Si hacemos un censo de las democracias genuinas que existen actualmente en Amrica Latina sacaremos una lista corta, muy, muy corta: Costa Rica, Venezuela, Colombia, quiz una o dos ms si somos muy generosos. Podemos realmente esperar de los coroneles de hojalata otra cosa que no sea su deseo de enriquecerse a costa nuestra? Es la Amrica Latina de hoy una ciudadela de democracia? O bien se ha hundido en un pantano en el que prevalece el horror: en Guatemala misma y en el adyacente El Salvador, con su bien pulido neofascismo; en.

Argentina v en Chile, en donde la ca tambin particip para derrocar a un hombre que era considerado una amenaza para la democracia, Salvador Allende, dando paso a una asquerosa dictadura? Despus de treinta aos de apoyarse principalmente en los programas de la ca y de otras agencias de conspiracin subdivisiones militares negras del ejrcito de los Estados Unidos , en programas de "entrenamiento policiaco" para instruir a rufianes latinoamericanos en el uso de la electrnica norteamericana y otra tecnologa para forzar prisioneros, es difcil ver qu hemos ganado.

Quiz, como ha argumentado alguien en Washington, hemos mantenido fuera al comunismo, pero si es as ha sido al precio de entregar el rea a asesinos fascistas y neofascistas.

Al hombre que se le aplican electrodos a los testculos le importa poco si su torturador es "totalitario" o "autoritario". Lo que sugiere la Operacin xito es que por dos o tres generaciones hemos estado tropezando por el camino equivocado hacia el sur, ayudando a convertir a Amrica Latina en un ce-negal y alimentando nimos revolucionarios nacidos de la desesperanza. Es todava ms difcil ver el mrito de la Operacin xito para las lites y para los grandes negocios.

Las lites de Guatemala han sufrido igual que los dems. La compaa frutera hace mucho que se mud a otra parte. La moraleja de Fruta amarga es que la Operacin xito debi haberse llamado Operacin Desastre. Fue concebida por hombres que no entendan lo que estaba ocurriendo en Guatemala, que no entendan la naturaleza de Amrica Latina y sus problemas y que no tenan idea de las consecuencias de los acontecimientos qu provocaban.

Pero como todas las operaciones burocrticas, una vez iniciada fue grabada en oro al igual que los proyectos siguientes. Los hombres de adentro, hombres inteligentes y hbiles dentro de la ca, la cuestionaron desde el principio, como lo hicieron con Baha de Cochinos. Simplemente fueron atropellados con indiferencia.

No hay duda de que hoy ocurre lo mismo. Si el modelo de Guatemala debe aplicarse hoy a otros pases por ejemplo a El Salvador y con variaciones apropiadas, si Baha de Cochinos va a repetirse en Cuba, debemos simplemente enterrarnos ms hondo en el lodo del aventurerismo militar. Lo que se necesita ahora es pensar un poco en qu clase de hemisferio occidental quiere y necesita Estados Unidos.

Puede encontrarse autntica seguridad en un rea infestada por dictadores brutales ligados con los peores elementos del capitalismo por ejemplo, como Batista estaba ligado con la mafia antes de que apareciera Castro?

O ya no es posible encontrar verdadera seguridad en un mundo latino que se inspira ms en los mejores elementos de la democracia norteamericana que en los peores, en la Declaracin de Derechos y no en alguna directiva secreta para otra Operacin xito? Pareciera que la hora de elegir se encontrara a la mano. Los guatemaltecos entrevistados para este libro que solicitaron permanecer en el anonimato, se encuentran bajo el ttulo general "comunicacin confidencial".

Sula PotrerHos. Todava era temprano en la maana del 18 de junio de Los rayos del sol aparecan dbiles en el este. El tiempo era fresco y brumoso. El avin llevaba un curso directo hacia la capital dormida.

Al llegar a las afueras, la nave abruptamente descendi de su trayectoria de vuelo hacia el centro de la capital en donde se levantaba el majestuoso Palacio Nacional.

Baj en picada sobre la plaza frente al Palacio y entonces vir de nuevo hacia arriba, arrojando repentinamente miles de pequeas hojas al aire. Vir y se apresur fuera de la ciudad, desapareciendo por el horizonte. Las hojas se agitaron en el aire y gradualmente flotaron hacia abajo, cayendo en las calles de la ciudad, en los puestos del mercado, en los pisos de las tiendas, patios y aceras. Los transentes recogieron algunas; la polica guatemalteca recuper otras.

Las notas impresas con letras grandes portaban una insolente demanda: el presidente de Guatemala, Jacobo Arbenz, deba renunciar inmediatamente. Advertan adems, que el misterioso avin poda regresar esa tarde y volar el principal arsenal de la ciudad para asegurar la rpida partida de Arbenz.

Si no ha renunciado para entonces, agregaban las circulares, el avin bombardear tambin el Palacio. Las hojas estaban firmadas "Fuerzas Nacionales de Liberacin". El acontecimiento sacudi profundamente a una ciudad ya conmocionada. Cada once das durante el mes anterior un avin generalmente un Beechcraft de manufactura norteamericana haba hecho incursiones semejantes, primero el 26 de mayo, despus la noche del 6 de junio y a continuacin ahora.

Cada vez, la nave fantasma haba descendido como un halcn desde el cielo, haba lanzado sus hojas y luego se haba desvanecido. Los mensajes eran cada vez ms amenazantes. Esta ltima hoja era la primera que peda la renuncia del presidente. Acontecimientos ominosos y misteriosos se haban multiplicado durante los meses anteriores.

200 001 VIVND PDF

La fruta amarga en guatemala

See all free Kindle reading apps. Then you can start reading Kindle books on your smartphone, tablet, or computer — no Kindle device required. Amazon Rapids Fun stories for kids on the go. Amazon Second Chance Pass it on, trade it in, give it a second life.

550 JATHAKA POTHA SINHALA PDF

LA FRUTA AMARGA LA CIA EN GUATEMALA PDF

.

Related Articles