ENCHIRIDION BIBLICUM EN ESPAOL PDF

At best, as part of our Thomistic philosophical studies we philosophers have to read good chunks of the Summa theologiaeprimarily select philosophically-themed questions, such as the text on the Five Ways and other questions on the One God Ia, qq. Thomas a Kempis, De imitatione Christi St. In the same way, as said in the preceding article, all perfections existing in creatures divided and multiplied, pre-exist in God unitedly. Yet it is a fixed and established principle among them that both science and history must be atheistic: It is certain, and evident to our s In fact, even the constituent parts of His human nature body and soulnever ceased to be, even though they were separated.

Author:Shaktijora Arajora
Country:Lesotho
Language:English (Spanish)
Genre:Art
Published (Last):10 October 2009
Pages:277
PDF File Size:10.23 Mb
ePub File Size:19.66 Mb
ISBN:778-5-47435-457-9
Downloads:17040
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Kimi



Con una diferencia escasa de un ao se han publicado en Espaa dos obras con el texto bilinge, latino raras veces griego y castellano, de los documentos bblicos emanados de Ia Sede Apostlica, de los Concilios, generales y particulares, de las Congregaciones Romanas y de Ia Pontificia Comisin Bblica, desde principios del cristianismo hasta nuestros das.

Brevemente, vamos a hacer Ia presentacin, por separado, de estos dos libros que honran Ia exgesis catlica y que son un claro exponente del resurgir bblico espaol. Damos Ia prioridad a Ia obra de Jess Daz. En el umbral del libro de Jess Daz, leemos: Obra hecha bajo los auspicios del Emmo.

En carta al director de AFEBE, Roma, 12 abril , escriba el mencionado purpurado: Nos enteramos con viva complacencia por su atenta carta del 16 de marzo ltimo que usted est preparando, a cuenta de AFEBE, una coleccin de documentos eclesisticos relativos a Ia Sagrada Escritura.

Aplaudimos de todo corazn esta su nueva sabia iniciativa, tan oportuna cuando no pocos estudiosos aun catlicos, olvidan las enseanzas del magisterio de Ia Iglesia, gua segura 1. Magisterio oficial de Ia Iglesia sobre S. Obra heoha bajo los auspicios del Emmo.

Pizzardo, Prefecto de Ia S. Congregacin de Semtaarios y Universidades. Ediciones A. E, Grabador Espinosa, Segovia. XVI pags. Precio: 60 ptas. De todo tiempo los telogos y biblistas espaoles se han caracterizado por su acendrada fidelidad a las directrices de Ia Santa Sede y han acogido con respeto y devocin cualquier documento emanado de Ia Ctedra de San Pedro.

Cabe an decir que, al revs de otros pases, las ms de las veces nosotros nos hemos excedido en este particular considerando como definitivos y doctrinales instrucciones y decretos que tenan nicamente un carcter regulador y disciplinar. Si esta nuestra actitud nos ha mantenido dentro de los lmites de Ia ms pura ortodoxia, nos expone, por otra parte, a que nos aferremos a concepciones ya de tiempo superadas, por creer falsamente que reflejan una afirmacin doctrinal del magisterio eclesistico.

De ah que sea tan necesario divulgar los documentos bblicos del magisterio de Ia Iglesia como acompaarlos de una exposicin para puntualizar su naturaleza, alcance y valor doctrinal. El libro de Jess Daz se abre con una advertencia preliminar. En ella nos dice el autor que a su obra precede un estudio introductorio sobre Ia historia y valor doctrinal de los documentos.

Sin pretensiones de hacer un estudio introductorio completo, da una sntesis de Io que cree imprescindible para Ia valoracin de los distintos documentos, con Ia bibliografa ms selecta para consultas particulares. Esta promesa del autor, y ms particularmente Ia segunda, puede ser que no se haya logrado totalmente. En cuanto a Ia seleccin de documentos, declara que se ha buscado ms Ia utilidad doctrinal que una labor exhaustiva de archivo. En Ia misma advertencia habla de Ia edicin del Enchiridion Biblicum en , reeditado hace pocos meses, con los ltimos documentos ms importantes.

Por Io que se presume, deba el autor haber terminado su obra al aparecer Ia segunda edicin del Enchiridion en , ya que en Ia pg.

XVI, bajo el epgrafe de advertencias, se lee: En Ia enumeracin de los documentos se ha guardado enteramente Ia que tiene el Enchiridion Biblicum editado en Roma en Y por Io tanto Ia correspondencia para consulta de citas del mismo en Ia presente obra es exacta en Ia parte a ambas comn.

Los nmeros suprimidos por su escaso valor doctrinal se indican entre parntesis. Saludamos como un gran acierto el haber conservado esta correspondencia numeral. El Arzobispo de Oviedo ha honrado el libro de Jess Daz con un prefacio, que intenta ser un llamamiento en favor del estudio de Ia Escritura en los seminarios.

El libro se divide en tres partes: 1 introduccin; 2 parte documental y, 3 apndice patrstico-teolgico. En Ia Introduccin pgs. Segn Daz, Ia primera etapa abarca desde el siglo I hasta el Concilio Tridentino, siendo dos los temas centrales de Ia misma: La afirmacin apologtica antimaniquea de Ia igualdad del Antiguo y Nuevo Testamento, por tener ambos un solo y mismo autor, y Ia afirmacin reiterada del canon de los libros sagrados pg.

La segunda etapa llena el espacio comprendido entre el Concilio Tridentino y el Vaticano, con una prolongacin hasta el ao , en que se public Ia encclica Providentissimus Deus. La inmortal encclica de Len XIII, aflrma Daz, es el comienzo de una positiva y concreta orientacin escriturstica moderna.

Seala el autor el ambiente histrico-doctrinal de los documentos que publica en Ia segunda parte del libro. Dedica cuatro pginas al estudio del fragmento muratoriano pgs.

En el segundo perodo se indica Ia naturaleza y alcance de los documentos bblicos emanados de los Concilios Tridentino y Vaticano. La doctrina bblica del Tridentino se contiene en dos decretos principales: a Decretum de canonicis Scripturis, y b Decretum de editione et usu Sacrorum Lbrorum. En virtud del primero, es hertica Ia actitud de los que distinguen Ia inspiracin y Ia canonicidad en el Concilio Tridentino, diciendo que Ia primera y no Ia segunda cae dentro de Ia definicin conciliar.

El Concilio intenta, sigue diciendo el autor, no solamente afirmar que Dios es el autor de las Sagradas Escrituras en las que estn contenidas las verdades de fe, sino tambin determinar concretamente Ia regla de fe, al trazar el canon de las Escrituras pg.

Con una exgesis del texto conciliar, que nosotros no compartimos, aade que en todo caso Io que el Concilio Tridentino pone con nfasis especial es el origen divino de los libros y las tradiciones, eliminando toda distincin entre los proto y deuterocannicos, pues todos hay que recibirlos part pietatls affectu pg.

M gacin de su autenticidad lleva consigo una disminucin de Ia fuerza probativa de los textos de orden dogmtico o moral; 4 el resto de las percopas en conjunto, en cuanto que se supone que el texto original est substancialmente contenido en Ia Vulgata pgina Segn el autor, por el decreto Insuper los textos dogmticos crticamente dudosos, como I Jn.

Al enjuiciar los documentos bblicos del Concilio Vaticano Cap. H: De Revelatione , dice que este Concilio guarda conexin no slo externa, sino tambin interna con el Tridentino, ya que Ia doctrina de aqul est calcada en Ia de ste pg. En contra de Io que escribi el autor en Ia pg. En el C. Tridentino solamente se encuentra una aprobacin de Ia doctrina del Florentino sobre Ia misma, no una definicin expresa. Sin embargo, el Concilio Vaticano nos da una explicacin de Ia naturaleza de Ia inspiracin que no pertenece a Ia definicin de Ia misma pg.

Las palabras: Non quod sola humana industria no son una condenacin de Lessio, pues ste admite Ia aprobacin o revelacin de Dios juntamente con una mocin general a escribir y Ia testificacin de que no se contiene error en Io escrito y de este modo Dios puede hacer divino un libro escrito humanamente, Io que no puede hacer Ia Iglesia pg. Creemos que Ia argumentacin del autor hubiera ganado en claridad en el caso de haber sealado los errores protestantes en materia bbUca, que el Concilio Tridentino quiso condenar.

Tambin el texto del Concilio Vaticano sera difano para los lectores si el autor hubiera descrito brevemente las controversias y los errores sobre Ia inspiracin existentes en el campo catlico antes del Concilio y hubiera indicado las consecuencias a que llegaron los crticos in3.

Vase PAoAno, S. Voici Ie text complet : Tale opus habiturum auctoritatem aeque lnfallibilem atoue Scriptura sacra, et recte Scripturam sacram et verbum Dei appellatum iri. Le relateur arrte sa citation Ia premire partie et omet Ia deuxime! Al estudiar el tercer perodo Durante este tiempo, el magisterio eclesistico se halla ejercido en el terreno biblico de diversas formas y en diverso grado de autoridad: definiciones solemnes conciliares, Ia enseanza infalible ordinaria en las encclicas, enseanza puramente eclesistica, como es corrientemente Ia contenida en las decisiones de Ia Comisin Bblica pg.

La casi totalidad de las pginas que consagra al estudio de este tercer perodo van destinadas a hablar de Ia Pontificia Comisin Bblica fundacin, finalidad, constitucin interna, autoridad de sus decisiones, sumisin debida y sus cualidades, provisionalidad de sus respuestas, carcter de las mismas, su interpretacin, su valor doctrinal.

La sumisin debida a Ia autoridad de Ia Comisin Bblica debe ser interna, religiosa, pero Ia actitud a adoptar ante una decisin no es ni incondicional ni definitiva pg. La autoridad magistral de Ia Santa Sede en tales decisiones, si bien supone como base Ia verdad de sus declaraciones, no va primordialmente dirigida a establecer de un modo definitivo Ia verdad o falsedad de una proposicin o sentencia, sino a Ia vigilancia del depsito de Ia revelacin y cuanto con Ia fe est relacionado, para Io cual se hace necesaria una orientacin en estas materias bblicas pg.

No todas las normas de Ia Comisin tienen el mismo carcter. Su funcin se extiende a determinar qu es Io que hay que mantener inalterablemente norma doctrinal , qu es Io que hay que reservar para una investigacin ms profunda normas reguladoras y qu dejar al juicio privado EB, Segn el autor, hay que tener en cuenta que las respuestas de Ia Comisin Bblica tienen el carcter de documentos jurdicos y, por tanto, hay que interpretarlas con las normas propias del caso pg.

Al tratar del valor doctrinal de las respuestas de Ia Comisin, se pregunta el autor: Pertenecen a un campo doctrinal todas las decisiones emanadas de Ia Comisin? O es absolutamente disyuntiva Ia divisin que antes hemos hecho entre normas doctrinales y reguladoras? La respuesta, dice, es complicada y exige un anlisis punto por punto de cada una de las respuestas para ver cmo y en qu grado se relacionan con Ia fe. Desde un punto de vista prctico Pasa luego el autor a establecer Ia siguiente jerarqua de aproximacin: 1 respuestas en las que est implicada Ia historicidad de los libros histricos que contienen numerosos hechos dogmticos por ejemplo, sobre los tres primeros cap, del Gnesis, sobre las narraciones Universidad Pontificia de Salamanca Luis ARNALDiCH, O.

Las otras respuestas quedan en un plano de mayor libertad. Las cuatro ltimas pginas de Ia Introduccin pgs. Como el lector carezca de informacin abundante sobre las causas histrico-doctrinales que motivaron estos escritos del magisterio eclesistico Ie ser difcil vislumbrar el alcance y valor de estos documentos.

Unas lneas en este sentido hubieran contribuido en arrojar haces de luz sobre unos textos no siempre difanos. En Ia segunda parte de Ia obra de Jess Daz se publica el texto bilinge, latino y castellano, de los documentos bblicos eclesisticos.

Pero no se cie el autor a copiar servilmente el contenido del Enchiridion Biblicum, sino que, llevado por el criterio de buscar ms Ia utilidad prctica que una labor exhaustiva de archivo, suprime algunos textos y aade otros.

Conforme a este criterio suprime los que se refieren a grados acadmicos y aade los siguientes, que no figuran en Ia primera edicin del Enchiridion: 1 Cnones Apostlicos, nm. Le Camus, 10 enero , nm. En cuanto a los documentos posteriores a este ao, admite en su libro los siguientes, que faltan en Ia segunda edicin del Enchiridion Roma, : 1 Constitucin apostlica sobre Ia abada de San Jernimo en Ia Ciudad, 15 junio , nmero ; 2 alocucin de S. Andrs Herranz, 5 diciembre ; 6 carta del Card. Card, al Director de Cultura Bblica, 6 de diciembre de Adems de Ia supresin de documentos relativos a grados acadmicos EB, , , ha omitido los siguientes: 1 epstola 82 a Marcianum Augustum, 23 abril , EB, nm.

En el apndice del libro se reproducen: 1 el testimonio de San Cirilo de Jerusaln, sobre el canon de las Sagradas Escrituras, texto griego y castellano; 2 Ia epst. El libro termina con un ndice sistemtico de nombres y materias. Con el amplio anlisis que precede puede el lector tener una idea clara acerca del contenido, caractersticas y valor del libro que nos ha regalado don Jess Daz.

Puestos a enjuiciar Ia obra nos vemos constreidos a sealar algunos reparos al lado de muchos aciertos. En cuanto a Ia parte Introductoria, Ia juzgamos insuficiente, tanto por Ia extensin que se Ie concede como por Ia calidad de su contenido.

Era casi imposible que en las treinta y cuatro pginas escasas pudiera el autor encuadrar en su marco histrico todos y cada uno de los documentos bblicos que publica en Ia segunda parte de su libro. Por Ia terminologa que emplea se vislumbra en sus pginas cierta imprecisin de conceptos. No siempre destaca el verdadero alcance doctrinal de los diversos documentos que estudia, ni tampoco da una perspectiva histrica de los mismos.

No nos parece que haya sealado el autor el objeto formal del decreto Sacrosancta, ni tampoco suscribimos en todas sus partes Ia exgsis que hace del decreto Insuper, del mismo Concilio Tridentino. Por ejemplo, no juzgamos del todo feliz Ia siguiente conclusin que deduce del decreto Insuper, al menos en Ia forma en que aparece redactada: Los textos dogmticos crticamente dudosos, como Jn. Se declar autntica Ia Vulgata en relacin a las otras versiones latinas que existan por aquel entonces. En los textos genuinos de Ia Vulgata se podan hallar diferencias modales en los mismos textos dogmticos.

Un texto dudoso crticamente antes del Concilio sigui sindolo despus. Puede darse que Ia Vulgata omita un texto dogmtico que figuraba en el texto original. Puede tambin hallarse en ella un texto dogmtico que no figure en los textos originales. En este caso, en vez de un texto bblico nos hallaramos frente a un argumento de tradicin. El momento histrico en que se desenvolva el Concilio Vaticano difiere mucho del que exista durante el Concilio de Trento.

Por Io mismo, desearamos una explicacin de Ia frase: la doctrina del Vaticano va calcada en Ia de aqul Tridentino , mxime despus de que el autor mismo, y a rengln seguido, seala Ia diversidad de fines que se proponan ambos Concilios.

AKAI U40 PDF

ESCA VIATORUM PDF

Arashakar John Damascene, On Images. Bible Study Biblia Clerus Cong. The contributors are also drawn from many countries. Some others are Mt.

MAJALAH KUARK PDF

El Enchiridion Biblicum en Castellano

Con una diferencia escasa de un ao se han publicado en Espaa dos obras con el texto bilinge, latino raras veces griego y castellano, de los documentos bblicos emanados de Ia Sede Apostlica, de los Concilios, generales y particulares, de las Congregaciones Romanas y de Ia Pontificia Comisin Bblica, desde principios del cristianismo hasta nuestros das. Brevemente, vamos a hacer Ia presentacin, por separado, de estos dos libros que honran Ia exgesis catlica y que son un claro exponente del resurgir bblico espaol. Damos Ia prioridad a Ia obra de Jess Daz. En el umbral del libro de Jess Daz, leemos: Obra hecha bajo los auspicios del Emmo. En carta al director de AFEBE, Roma, 12 abril , escriba el mencionado purpurado: Nos enteramos con viva complacencia por su atenta carta del 16 de marzo ltimo que usted est preparando, a cuenta de AFEBE, una coleccin de documentos eclesisticos relativos a Ia Sagrada Escritura. Aplaudimos de todo corazn esta su nueva sabia iniciativa, tan oportuna cuando no pocos estudiosos aun catlicos, olvidan las enseanzas del magisterio de Ia Iglesia, gua segura 1.

Related Articles