ARQUEOASTRONOMIA ANDINA PDF

Este lugar de difнcil acceso, en lo mбs alto de la sierra de Baja California, ha sido escogido por sus condiciones climбticas y la ausencia absoluta de asentamientos humanos en sus alrededores. La astronomнa moderna se vincula estrechamente con la astrofнsica, la fнsica y las matemбticas y su investigaciуn ha rebasado el estudio de nuestra galaxia para abarcar el Universo: en nuestra visita a San Pedro Mбrtir vimos en el telescopio una nebulosa cuya luz se originу hace 30 millones de aсos. El astrуnomo moderno ya no se dedica, por lo general, a observar con sus propios ojos el cielo nocturno. Su labor consiste, ante todo, en planear y supervisar el funcionamiento de los instrumentos electrуnicos altamente especializados que son conectados al telescopio.

Author:Mitaxe Moogur
Country:Mayotte
Language:English (Spanish)
Genre:Video
Published (Last):17 January 2019
Pages:345
PDF File Size:13.54 Mb
ePub File Size:6.62 Mb
ISBN:960-9-95767-837-2
Downloads:56316
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Akijin



Este lugar de difнcil acceso, en lo mбs alto de la sierra de Baja California, ha sido escogido por sus condiciones climбticas y la ausencia absoluta de asentamientos humanos en sus alrededores. La astronomнa moderna se vincula estrechamente con la astrofнsica, la fнsica y las matemбticas y su investigaciуn ha rebasado el estudio de nuestra galaxia para abarcar el Universo: en nuestra visita a San Pedro Mбrtir vimos en el telescopio una nebulosa cuya luz se originу hace 30 millones de aсos.

El astrуnomo moderno ya no se dedica, por lo general, a observar con sus propios ojos el cielo nocturno. Su labor consiste, ante todo, en planear y supervisar el funcionamiento de los instrumentos electrуnicos altamente especializados que son conectados al telescopio. Como todo desarrollo moderno de la ciencia y la tecnologнa, la astronomнa actual es el producto histуrico de la acumulaciуn de conocimientos y forma parte de la historia de las ciencias de Occidente, tradiciуn cuyos orнgenes se encuentran en el Cercano Oriente Mesopotamia a partir del tercer milenio a.

Como es sabido, a partir del Renacimiento, Occidente experimenta un desarrollo acelerado de las ciencias y este desarrollo le impuso su sello no sуlo a la metrуpoli sino tambiйn a los paнses dependientes. Los estudios de la astronomнa realizados en Mйxico a partir de la йpoca colonial forman parte de la tradiciуn cientнfica occidental y han reflejado las preocupaciones intelectuales de una sociedad estrechamente vinculada a los paнses europeos sobre todo, Espaсa y Francia en la йpoca colonial, y con los Estados Unidos en la actualidad.

Nos preocupa una reivindicaciуn fundamentalmente histуrica al plantear el estudio de los orнgenes y la evoluciуn del pensamiento cientнfico en Mesoamйrica como legнtimo campo para la investigaciуn. Segъn afirma el historiador de la ciencia Otto Neugebauer en la introducciуn a su libro Las ciencias exactas en la antigьedad: "[ La astronomнa ha desempeсado un papel destacado en estos procesos; incluso se puede decir que ha sido la fuerza mбs activa en el desarrollo de la ciencia de Occidente desde sus orнgenes en la antigьedad clбsica hasta los dнas de Laplace, Lagrange y Gauss.

No obstante, seсala Neugebauer; la historia temprana de la astronomнa es uno de los capнtulos menos estudiados de la historia de la ciencia, y constituye un campo prometedor para la investigaciуn futura. El caso de Mйxico presenta una doble problemбtica: la colonizaciуn espaсola significу la superposiciуn violenta de dos culturas de derivaciуn histуrica autуnoma. En la tradiciуn indнgena, la conquista produjo una ruptura profunda. La astronomнa, los calendarios y el culto estatal formaban parte de esta tradiciуn cultural de las йlites que fue radicalmente suprimida a raнz de la conquista.

Por otra parte, las ciencias que introdujeron los espaсoles en la Nueva Espaсa eran de origen netamente europeo. Se produjo una ruptura total, y no hubo continuidad entre las ciencias prehispбnicas y coloniales en los niveles del Estado y de las clases dominantes.

Sуlo sobrevivieron a la conquista los conocimientos indнgenas del pueblo campesino, prбcticas y calendarios agrнcolas. Aunque el estudio de la astronomнa prehispбnica no nos da los antecedentes directos de la astronomнa actual en Mйxico, por todo lo arriba dicho, este estudio tiene un valor histуrico-cultural muy importante.

Nos abre nuevas perspectivas para la comprensiуn de la sociedad prehispбnica, especнficamente en lo relativo a los conocimientos exactos acerca de la naturaleza que se produjeron en ella. En lugar de hacer arrancar el estudio del conocimiento a partir de la sociedad novohispana, planteamos, por lo tanto, la legitimidad de establecer una historia de las ciencias en el mundo prehispбnico. Proponemos una reivindicaciуn objetiva rechazando el menosprecio que a menudo ha recibido la herencia cultural indнgena, pero hay que evitar tambiйn, de igual manera, la idealizaciуn acrнtica y el misticismo de lo prehispбnico que a veces han sido el producto de un falso nacionalismo.

Para una tarea de esta нndole se requiere de la colaboraciуn entre la historia, la antropologнa, la arqueologнa y la astronomнa. En la etnohistoria se combina la metodologнa histуrica con las interpretaciones y los enfoques teуricos que provienen del campo de la antropologнa social y la etnologнa. Para remontarnos mбs hacia atrбs en el estudio histуrico de las culturas prehispбnicas sуlo se dispone de fuentes materiales enterradas en el suelo, cuyo anбlisis e interpretaciуn son tarea de la arqueologнa.

Si se quiere alcanzar una comprensiуn adecuada de la evoluciуn de la sociedad mesoamericana a travйs del tiempo, la combinaciуn y la complementaciуn de los mйtodos e interpretaciones de la arqueologнa con los de la antropologнa y la etnohistoria son absolutamente necesarias, aunque en la prбctica este objetivo muchas veces no se haya cumplido.

La arqueoastronomнa es una disciplina nueva que se introduce en el бmbito de los estudios mesoamericanos en la ъltima dйcada. Tiene sus antecedentes en el siglo pasado, pero en su forma actual surge en los aсos sesenta como estudio especializado de las construcciones megalнticas europeas. Asн se creу como nueva disciplina la astroarqueologнa o arqueoastronomнa, que extendiу sus alcances al estudio comparado de la astronomнa en las civilizaciones arcaicas.

Recientemente se empieza a hablar tambiйn de etnoastronomнa, otro campo especializado que se integra con la etnografнa y la antropologнa. En algunos casos la combinaciуn de la etnoastronomнa referente a prбcticas etnogrбficas actuales con la arqueoastronomнa aplicada a la historia de la misma бrea puede ser muy fructнfera. Asн sucede, por ejemplo, en Mesoamйrica y el бrea andina. La combinaciуn de ambos ciclos formaba unidades de 52 aсos. Esta "rueda del calendario" de 52 aсos era la unidad mayor de la cronologнa mesoamericana en la llamada "cuenta corta" xiuhmolpilli, "atadura de aсos" , y era el sistema tнpico del centro de Mйxico en el momento de la conquista.

Sуlo los mayas clбsicos llegaron a desarrollar una cronologнa absoluta contada a partir de una fecha cero, la llamada "cuenta larga"; la cual nunca fue adoptada ni en Oaxaca ni en el altiplano central, y que cayу en olvido tambiйn en el бrea maya despuйs del derrumbe de las culturas clбsicas. Al cabo de este periodo, las combinaciones de los ciclos de y dнas se agotaban, y comenzaba otro ciclo mayor con exactamente las misma fechas.

Dos ciclos de 52 aсos, es decir aсos, se llamaban huehuetiliztli, "la vejez", y se caracterizaban ademбs por la coincidencia con el ciclo de Venus. Los ciclos de 52 aсos se iniciaban entre los aztecas mediante un ritual importante, la fiesta del fuego nuevo,que coincidнa ademбs con la fecha en que la constelaciуn de las Plйyades pasaba el cenit a medianoche. Las Plйyades eran sumamente importantes para los antiguos mexicanos. En las latitudes del altiplano central su ciclo anual muestra ciertas relaciones particularmente interesantes, ya que se encuentra en una "simetrнa opuesta" al curso del Sol.

El primer paso del Sol por el cenit a mediados del mes de mayo coincide por una parte con el periodo de invisibilidad de las Plйyades, mientras que por otra la constelaciуn pasa el cenit a medianoche a mediados de noviembre, es decir, exactamente medio aсo despuйs del cenit del Sol, fecha esta ъltima que corresponde al "anti-cenit" o nadir del Sol.

Mientras que los mayas tuvieron un conocimiento muy completo de los periodos lunares que registraban en complejas tablas de lunaciones y eclipses, en el centro de Mйxico no se conoce ningъn registro de este tipo.

Aunque podemos suponer que cierta familiaridad con estos cуmputos existнa en toda el бrea mesoamericana, en el altiplano central la cuenta lunar nunca fue integrada directamente en la estructura del calendario.

Este era un sistema puramente solar. En cuanto al tonalpohualli, o ciclo de dнas, no se ha podido aclarar satisfactoriamente hasta el momento si estaba basado en la observaciуn de la naturaleza, o si resultaba mбs bien de la combinaciуn de los ciclos rituales de 13 por 20 dнas. Es de notar que en esta latitud se encuentran dos sitios mayas sumamente importantes: el gran centro clбsico de Copбn, en la frontera de Honduras con Guatemala, asн como el sitio preclбsico de Izapa en la costa pacнfica del suroeste de Guatemala.

Figura 1. Sitios arqueolуgicos de Izapa y Copбn. Figura 1 bis. Localizaciуn del Valle de Oaxaca con respecto a los centros ceremoniales de Izapa y Copбn. Sin embargo, la primera evidencia del calendario ritual de dнas no procede ni del бrea maya ni de la de los olmecas de la costa sur del Golfo, sino del valle de Oaxaca. Es en la regiуn zapoteca donde se han encontrado las inscripciones calendбricas mбs antiguas que se conocen hasta el momento. Alrededor del aсo a.

Sin embargo, es de suponer que los elementos bбsicos del sistema calendбrico tuvieran su origen durante el Formativo Medio y Tardнo, correspondiente a la segunda mitad del primer milenio a. Es de notar la total ausencia de testimonios tempranos sobre calendarios y escritura en el altiplano central. Cuando surge la gran metrуpoli de Teotihuacбn a principios del Clбsico, йsta tampoco se caracteriza por una abundancia de inscripciones comparables a la del бrea maya.

La elaboraciуn del calendario se desarrolla en una estrecha vinculaciуn con la escritura y el culto de erigir estelas con inscripciones calendбricas. Segъn seсala la arqueуloga Joyce Marcus, las inscripciones en estelas registran, sobre todo, eventos importantes en la vida de gobernantes y otros sucesos polнticos ligados a las dinastнas reinantes, de manera que "el tema principal de la escritura mesoamericana parece haber sido la presentaciуn de informaciуn polнtica en una estructura calendбrica".

En esta йpoca se produce la diferenciaciуn interna de la sociedad entre la clase dominante y el pueblo. La primera es mantenida por el tributo en trabajo y en especie que el pueblo pagaba. En tйrminos polнticos surge el Estado que expandiу su territorio mediante la conquista militar. Sus primeros indicios datan del primer milenio a. A travйs de la evoluciуn posterior de esta sociedad, los elementos bбsicos del calendario alcanzaron una distribuciуn geogrбfica en toda el бrea mesoamericana; existen indicios de su existencia, en el momento de la conquista, desde la frontera norte de los pueblos nahuas, otomнes, tarascos y huaxtecos hasta la frontera sur de los mayas, pipiles y nicaraos.

Sobre el centro de Mйxico destacan los trabajos de E. Seler, Z. Nuttall, E. De Jonghe, W. Lehmann, A. Caso y Y. Gonzбlez, mientras que el бrea maya ha sido abordada por E. Fцrstemann, S. Morley, H. Beyer; J. Teeple, J. Thompson, L. Satterthwaite, T. Prouskouriakoff, H. Barthel, M. Coe, E G. Lounsbury y D. E Kelley, por mencionar sуlo a los autores mбs importantes. El desarrollo de la escritura jeroglнfica facilitу grandemente el registro preciso de los eventos astronуmicos e histуricos.

Paralelamente a la escritura, los mayas inventaron un sistema de notaciуn por posiciуn basado en la cuenta vigesimal, y perfeccionaron este sistema a tal grado que les permitнa hacer cбlculos con periodos de hasta 23 millones de dнas. El sнmbolo del cero fue usado en el sistema de notaciуn por posiciуn en las inscripciones jeroglнficas de la cuenta larga.

Aunque todas las fuentes indican que los avances en la escritura y en el sistema de notaciуn de los mayas clбsicos no fueron superados posteriormente por ningъn otro pueblo mesoamericano, algunos estudios recientes sugieren que los mexicas y culhuas de Texcoco empleaban un sistema de notaciуn anбlogo al maya, con valor de posiciуn basado en el sistema vigesimal, en la jerarquнa vertical y en el concepto de cero.

Las investigaciones de H. Harvey y B. Williams 16 aportan datos novedosos que requieren mбs exploraciуn en el futuro. Entre las observaciones ligadas al calendario destacan la determinaciуn exacta del aсo trуpico, los meses sinуdicos de la Luna, los ciclos de eclipses de Sol y Luna, el ciclo de Venus, la observaciуn de las Plйyades, etc.

Sin embargo, llama la atenciуn que los estudios monogrбficos que se han hecho al respecto se han centrado mбs en cuestiones de la estructura interna del calendario y de la escritura jeroglнfica que en los principios que les permitieron hacer tales observaciones. Este ъltimo aspecto ha sido abordado recientemente por el nuevo enfoque de la arqueoastronomнa.

En este sentido quisiera seсalar dos aspectos que considero aportaciones fundamentales de esta nueva disciplina: 1 la incorporaciуn del anбlisis especializado de la astronomнa al estudio de los calendarios y de las inscripciones prehispбnicas; y 2 el estudio sistemбtico del principio de la Orientaciуn en la arquitectura mesoamericana y en la planeaciуn de ciudades y centros ceremoniales.

Entre los principales conceptos mediante los cuales se hace el anбlisis arqueoastronуmico figuran el acimut, la altitud y la esfera celeste figuras 2 y 3. Ya que se trata de tйcnicas especializadas remito a la bibliografнa respectiva. El cielo la esfera celeste tal como se nos presenta en su forma mбs sencilla.

El observador se sitъa en O sobre la superfнcie de la tierra. Diagrama de P. Dunham, segъn Aveni, , figura Figura 3. Los puntos de salida y puesta del sol en el horizonte en las fechas de los solsticios forman, junto con el cenit, las 5 direcciones cardinales de Mesoamйrica.

ENGENHARIA ECONOMICA CARLOS PATRICIO SAMANEZ PDF

Cosmovisión Andina y arqueoastronomía

Todd Bostwick citando a John Michell. Clive Ruggles. Yo creo que fui muy ingenua en creer que eso fuera posible. Stanislaw Iwaniszewski. Kintraw es un sitio destacado por sus monolitos de cuatro metros de alto. Adicionalmente, los pilares del estilobato en la plataforma superior estaba pintada de negro y rojo. El imperio de los incas estaba conceptualmente dividido usando un sistema de rutas radiales o ceques desde la capital en Cuzco.

LA POPOTE DES POTES PDF

Arqueoastronomia Andina

.

Related Articles